Un buen estado físico

Un buen estado físico y mejor ánimo son algunos efectos terapéuticos de cuidar una huerta.
Sembrar verduras ayuda no sólo a comer más sano, también a sentirse con más energía, desarrollar la paciencia y a conectarse con las emociones.
AMALIA TORRES Hundir las manos en la tierra, sentir el aroma de la menta y las manzanillas, cosechar tomates o regar el perejil puede ser la mejor terapia para olvidarse de un mal día.
"Se ve mucho entre los pacientes que tienen un jardín o huerta, que el reporte que hacen de ese espacio es que los ayuda a estar más tranquilos, calmados, por el hecho de estar en contacto con la naturaleza. La traducción psicológica es que ese espacio los conecta con los sentidos y los saca del mundo más racional que es el que siempre habitamos", dice el psicólogo de la Clínica Santa María Raúl Carvajal.


Con él coincide Francisca Escobar, quien cultiva en el patio de su casa desde hace dos años lechugas, acelgas, ajos, tomillo, ciboulette , lavanda, entre muchas otras hierbas.

"Me relaja estar en la huerta. Me conecta con lo único verdadero, que es el entorno. Además, el aroma de las plantas te saca de todo lo que no es experiencia directa".

Su motivación para crear este espacio fue comer más sano, dejando atrás pesticidas y químicos. "Pero también había un tema emocional, de la belleza que tiene cultivar el propio alimento. Ofrecer hierbitas e ir a sacarlas directo del jardín te da una
satisfacción especial", dice Francisca.

Investigaciones verdes 


Diversos estudios internacionales también revelan los beneficios de tener una huerta.

Una investigación de la Universidad de Texas concluyó que los adultos mayores que se dedican a esta actividad comen de manera más equilibrada, realizan más actividad física, son más optimistas y declaran sentirse con más energías que el resto.

Otro estudio de la Universidad de Bolgona (Italia) concluyó que quienes plantan y trabajan con la tierra tienen mayor fuerza en las extremidades y mejoran su autoestima.

¿Más razones para mantener una huerta? Diminuye los riesgos de osteoporosis en mayor medida que practicar natación o trote, según un estudio realizado a 3.310 mujeres mayores por la Universidad de Arkansas. Y todo gracias al ejercicio que significa sacar la maleza, cavar hoyos y cargar tierra de un lado hacia otro.

"Al trabajar en la naturaleza, las personas se dan cuenta de que hay procesos que no se pueden apurar, y eso las ayuda a bajar la velocidad y a trabajar la ansiedad, que es tan común hoy", agrega el psicólogo Raúl Carvajal.

A Francisca le sucedió eso: "Uno se da cuenta de que así es la vida, no sólo el huerto. Que las cosas no se pueden apurar. Tener el huerto es muy bueno, porque te mantiene centrada en esa visión. Y puedes verlo de una manera evidente, porque tienes la comprobación diaria de que por más que quieras que salga la flor del ajo, no va a salir antes de que sea su tiempo".

Fonos: +569 6844 4218  Email: contacto@chilegh.cl
Copyright © 2013 - 2014 Chile Greenhouses. Todos los derechos reservados.

EL HOSTING Y DISEÑO WEB POR SEIN